ALERTA EN MUNICIPIOS DE LA FRONTERA

0
255

TECLAZOS
Por Guadalupe E. González

** QUIENES COMERCIEN CON PRODUCTOS PUTREFACTOS, “DEBEN IR A LA CÁRCEL”.

MARCADA ALERTA se ha venido generalizando en varios de municipios de la frontera tamaulipeca, por “la importación irresponsable y dolosa” de pollo en mal estado, cuyo producto es internado por criminales empresarios del ramo, con la anuencia de funcionarios de la SENASICA o SAGARPA y oficiales de comercio exterior, cuyo caso alarmante, suscitado en el vecino municipio de Matamoros, “no deberá dejarse a la deriva”, porque el consumo de piezas de aves putrefactas, procedentes de Estados Unidos, “es un atentado criminal a la salud de los consumidores”.

POR ESTE elemental motivo, las autoridades responsables de obrar legalmente contra la gama de comerciantes mercenarios que manejan esta clase de alimentos caducos o “echados a perder”, deben actuar y aplicar la ley e imponer las sanciones de rigor a los perversos “maleantes del contrabando” a la importación, pero actuar serio y, “no vayan a solapar o proteger” a los potenciales asesinos, que por sus mezquinos intereses, importan este tipo de alimentos de desecho, cuyas actividades siempre se han consumado en todos los puertos fronterizos, porque en los centros tácticos de revisión en las aduanas, ante estos graves problemas de perjuicio a la salud, “se hacen de la vista gorda”, a cambio de sumas millonarias.

DECIRLES ESTO, “no es estar descubriendo el hilo negro”, porque estas criminales tareas de importación a terreno mexicano, desde siempre se han generado, por el alto grado de corrupción é impunidad que priva entre el personal aduanero, así como de Senasica o Sagarpa, tema por el cual creo y considero que, “si no se procede en el marco jurídico”, contra él lo los responsables de intentar internar esta carga de alimentos putrefactos, esta criminal tarea, sin temor a equivocarme, seguirá su curso y, por esta razón, el Administrador de la Aduana de Matamoros, es quien tiene que darle el seguimiento legal correspondiente a este tan alarmante caso e informe en el marco de los hechos, a que comerciantes “se tendrá que empapelar”.

JULIO ALBERTO Ávila Coronado, Secretario del Consejo Directivo de la Canaco Matamoros, fue quien denunció la internación de este producto de desecho, emitiendo a la vez la correspondiente alerta a la población, cuestión, por la que, “en un marco de justicia”, el responsable de la Administración de la Aduana de aquel puerto, tendrá que actuar enérgicamente y entender que, “de no obrar legalmente” contra los causantes de este problema”, él, se estará viendo en muy serio dilema judicial.

LOS ALIMENTOS putrefactos importados, tenían como destino, aparte de Matamoros, también los municipios de Valle Hermoso, San Fernando, Reynosa, Río Bravo y otros pueblos más de la frontera, al menos eso fue lo que se dejó entrever entre quien tienen conocimiento pleno de este decomiso de carne blanca, de cuya cuestión el Director General de Aduanas (AGA), tendrá que intervenir y, naturalmente, proceder contra él o los responsables de este problema de evasión fiscal y más por la actitud criminal de los funcionarios aduanales y de Sagarpa, al no impedir su importación, por el estado de descomposición que el producto presentaba.

PARA ELLO, es importante destacar que, “este tipo de anomalías”, se han venido suscitando en las aduanas de Matamoros y Reynosa, principalmente. Y hasta la fecha, no se ha actuado con lo que muy claramente marca la ley, detalle por el cual, los comerciantes o empresarios dedicados “a la importación de pollo” y toda clase de productos perecederos, tienen años de estar involucrados en este clase de problemas, pero nadie dice nada, porque “todo se maneja en silencio”, mostrándose indiferentes los oficiales de Comercio y de igual forma los de Senasica, que son los encargados de revisar estas importaciones de alimentados descompuestos.

POR LO que, ante esta lamentable circunstancia de evasión fiscal, se deberá generar “un bloqueo preventivo”, para que esta clase de importaciones, se suspenden a fin de que al autoridades sanitarias internacionales, lleven a cabo la investigación de rigor y se determine que, “consumir pollo, proveniente de los Estados Unidos, no pone en riesgo la salud e incluso la vida de las personas”, pero que esto, se haga o se funde en las atribuciones, con las que cuenta la cámara de comercio, que es el órgano de consulta y colaboración con el gobierno federal.

POR ESTA RAZON, Julio Alberto Ávila, pedirá la intervención de la COFEPRIS, Sagarpa y del Servicios de inocuidad agroalimentaria, para que ejerzan las investigaciones de rigor sobre los alimentos de este tipo a ser importados a México y con ello, se descarten problemas a la salud de los consumidores, en el futuro, cuya medida preventiva será básica, para que no haya riesgo de muerte por el consumo de alimentos echados a perder.

PARA FINALIZAR, les diré que, “la alerta sobre la importación y distribución de pollo descompuesto”, ha causado temor y zozobra entre los consumidores de los pueblos de la frontera norte de Tamaulipas, por lo que, el personal de aduanas y de Sagarpa, de Matamoros y Reynosa, en este caso, tendrán que responder en el marco legal, porque por culpa de ellos, se viene poniendo en riesgo la salud de mucha gente en esta región limítrofe entre México y los Estados Unidos y por ende, “este criminal atentado” no se debe quedar así. Pero en fin veremos, si las autoridades respectivas, hacen su trabajo o “seguirán haciendo los de la vista gorda”. Pues tiene que entenderse y comprenderse que, “con la vida no se juga”-Y quien piense en tal sentido “deberá ir a la cárcel”, eso será lo justo ¿O NO?.

Por hoy es todo y hasta mañana.

Para sugerencias y puntos de vista en general al email:

lupeernesto@yahoo.com.mx