Tiempos de Guerra
Por: Chano Rangel

La teoría y la sociología indican que el confinamiento, hacen aparecer la solidaridad, el trabajo en equipo, pero también en muchas ocasiones, llegan a poner en evidencia, lo peor de nosotros mismos, sacan a flote nuestros defectos y virtudes, que quedan expuestas de manera categórica en nuestras acciones cotidianas.

La personalidad de cada ser, es distinta, si viéramos en números, seriamos un sistema binario interminable, de personalismos y de perfiles sociales; en cada familias hay mitos y costumbres distintas, que, a la hora de ser confinados, salen a relucir, en muchas ocasiones, siendo estas lo peor de cada personalidad.

En esta cuarentena, los indicadores de crecimiento indican una caída del 70% en la actividad comercial, la movilidad humana, se reducido hasta en un 60%, y las actividades no esenciales han sido cerradas al publico, dejando solo las ventas a través de ventanillas y por internet; eso a puesto en jaque, a muchas economías, incluyendo a las poderosas como Alemania, la Unión Europea y Estados Unidos, donde los muertos suman en su conjunto más de 200 mil.

Pero vayamos a lo cercano y familiar, lo que pasa en ciudades pequeñas como San Fernando, son realmente de poner atención, antier el alcalde Pepe Ríos, de plano soltó presión y hablo con claridad, quizá no con las palabras que el publico deseaba escuchar, pero si con mucha sinceridad. Su preocupación y humor social, fue puesto a prueba por un grupo de ciudadanos que a toda costa quieren reabrir sus negocios no esenciales =, poniendo el riego la salud publica, no solo de la ciudad, si no de todo un estado.

En este contexto, hay grupo que, de manera oportunista y miserable intentan sacar raja política de la desgracia ajena, Chuy Galván, uno de los agitadores, es un protagónico y oportunistas; y querer sacar agua del pozo, es una verdadera barrabasada.

Si hay problemas, los mismos que se tienen en todo la entidad y en todo el país, por el confinamiento y distanciamiento social, pero sacar ventaja y notoriedad con la desgracia, es solo obra de los oportunistas.

También es cierto, que esta pandemia y el distanciamiento social, a puesto a prueba la capacidad de las autoridad municipales, para atender a sus representados, al alcalde a tenido errores, si es cierto, pero también muchos acierto, y bueno seria también hablar de eso. No queramos ver, la paja en el ojo ajeno, eso es de oportunismo.

Hay que reconocer, también que las medidas de salud, están orientadas a salvaguardar la vida, que en términos reales es lo que más importa, estas recomendaciones son establecidas en base a protocolos, que han merecido un estudio minucioso, profesional y técnico en salud publica, no fueron sacados de al chistera, como muchos creen. Además, el COVID-19, es un problema mundial, tampoco somos exclusivos, para muestras, solo basta ver, las 60 mil defunciones en Estados Unidos.

la autoridad municipal, solo se encarga de atender las demandas y ser su portavoz, ninguna regla y medida, esta en sus manos la aplicación, y no depende de un ayuntamiento levantar las medias de salud implementadas por los gobiernos estatales y federales, solo coadyuvar su proceso, y sus acciones solo podrán estar encaminadas a las cooperación y ayuda.

Cierto, entendemos, la desesperación de muchas familias, es justo reconocer que navegamos las mismas aguas, pero con medios diferentes, hay gente que vive al día, y necesariamente tiene que trabajar, pero también hay que reconocer, que este trabajo de vivir al día, se vería seriamente afectado, si se contrae el coronavirus, y las lamentaciones seria mayores.

A cada uno, la vida nos dio libre albedrio, si los comerciantes quieren reabrir en la etapa más difícil de la pandemia, que lo hagan, solo seria recomendable, que firmen y se comprometan, que es bajo su propio riesgo de salud y vida, y que la federación, estado y municipio, queden exentos de cargar con esa responsabilidad y la misma medida seria aplicable a los que acudan a estos negocios.

Tenemos que ser responsables, ayer por cuestiones laborales tuve que estar en Matamoros, mi tierra, mi casa, la ciudad donde decide vivir por voluntad propia, me dio mucho gusto ver, a una ciudadanía responsable, donde un 99% usaba el tapa bocas, las filas para entrar a los lugares esenciales, eran guardando la distancia mínima de 1.5 metros, la población entendió que solo de esta manera, pasara más rápido la curva de contagio por COVID-19. Y lo mismo ocurre en Reynosa, con las medidas de mitigación sanitaria.

Al parecer la población de San Fernando, aún sigue pensando que la realidad es ficticia, que la salud y las medidas son obra de los gobiernos, para controlar a la población, craso error, la seriedad y la vida están en juego.

En esta contingencia, saquemos lo mejor de nosotros mismos, lo peor lo dejamos para después, al fin que habrá tiempo, y cuanto más conciencia tengamos, más rápido pasará la pandemia. Y por favor no siga a oportunistas y agoreros exógenos de ocasión, son lo peor de nuestra sociedad.

Al tiempo

De aquello y lo demás…

Bueno y ya en términos más amables, hoy felicitamos a todos los niños, es su día, lamentablemente no habrá festejos, el distanciamiento social y las medidas de emergencia sanitaria lo prohíben, sin embargo, si tiene un niño en casa, valórelo y vívalo siempre.

Bueno para hondar más en temas de salud publica, como una victoria, salió a través de redes, que un amparo había echado abajo las medidas recomendadas por el gobierno estatal, que encabeza Francisco García Cabeza de Vaca, para controlar y contrarrestar la curva de contagios en Tamaulipas.

Pero algunos seudo líderes, aprovechando la oportunidad y el oportunismo; para echar abajo, argumentando el libre trafico y la libre libertad de hacer nuestras funciones.

De las cuales, me permito recalcar, nunca nuestras garantías individuales, han estado en duda, mucho menos, ha habido medidas impositivas y recaudatorias, error de percepción tienen los que así quieren verlo.

Pedir, exhortar, no es lo mismo que imponer, en Tamaulipas el gobierno estatal, a nadie a prohibido salir a la calle, a nadie le ha prohibido viajar en su coche, solo a tomar medidas de índole sanitario, para prevenir la salud pública, por el bien común, que es el bien superior de todo gobierno y de cualquier autoridad, si hay quienes no lo entienden así, ese ya es un problema de ellos, el gobierno cumple con su función, los ciudadanos debemos de cumplir con nuestra responsabilidad.

chanorangel@live.com.mx