Tiempo de opinar
Por Raúl Hernández Moreno

En un país en el que muchos son afectos a las teorías conspiracionistas es inevitable no pensar que sea una caja china la sugerencia del comunicador Javier Alatorre para no hacerle caso al Sub-secretario Hugo López Gatell.

Y es que después del dicho del periodista el Presidente Andrés Manuel López Obrador salió a defenderlo, dijo que se había equivocado, pero ejercía su libertad de expresión. Más adelante opinó que no debe aplicársele multa alguna.

Si lo que dijo Alatorre lo hubiese dicho Carlos Loret de Mola, el Presidente lo hubiese condenado a la hoguera y su ejército de bots le estuvieran tupiendo duro. Pero Alatorre es de casa.

Tv Azteca y su dueño Ricardo Salinas Pliego son aliados de López Obrador. El Secretario de Educación, Esteban Moctezuma, es una recomendación de Salinas Pliego. El empresario, con su fortuna de 13 mil millones de dólares, forma parte del equipo asesor empresarial del Presidente.

Tv Azteca es uno de los medios de comunicación más beneficiados con los convenios de publicidad que otorga el gobierno federal y el año pasado recibió 284 millones de pesos. Banco Azteca, es el encargado de las tarjetas en las que el gobierno federal deposita el monto de las becas del escolares del programa Benito Juárez.

En este incidente el más beneficiado es el propio Alatorre. Aunque tiene más de 25 años al frente del noticiero de Tv Azteca, no genera opinión. Su auditorio es reducido. En cambio ahora, se gano sus 15 minutos de fama. En estos días los moneros le han dedicado decenas de caricaturas.

Por su parte, a AMLO el incidente le dio un ligerísimo respiro. Durante las últimas semanas la agenda del Covid-19 ha estado por encima de los disparates y ocurrencias del Presidente. La crisis sanitaria lo empequeñeció a los ojos de adversarios y amigos. Tan mal anda que hay estudios que lo ubican como el peor presidente del mundo frente al tema de la pandemia. Al Presidente le urge que se acabe la pandemia, porque aunque presume que le vino como anillo al dedo, la verdad es que la crisis lo ha mostrado como un mandatario incapaz.

Cuando se acabe la pandemia, AMLO buscará ser showman a través de sus mañaneras. Mientras tanto necesita distractores.

En otro tema, la encuestadora Massive Caller realizó una encuesta para evaluar a los alcaldes de los 102 municipios más importantes del país y Enrique Rivas Cuéllar se ubicó en el segundo lugar con mejor aprobación, solo superado por Renán Barrera Concha, de Mérida.

Renán alcanzó una aprobación de 56. 8 en tanto que la de Rivas fue de 56.4, casi nada de diferencia.

El último lugar de la lista lo tiene Xicoténcatl Uresti, de Ciudad Victoria, lo cual ya no causa extrañeza. Eso sí, cuando deje la alcaldía tiene asegurado trabajo como instructor de zumba. El alcalde victorense tiene una aprobación de 11.9 por ciento. O sea, 88 de cada 100 victorenses lo desaprueban. Con esos números debería tener un poco de vergüenza y ponerse a trabajar.