C R O N I C A S   P O L I T I C A S

Está vigente la práctica facturera

     Por Alberto Guerra Salazar

CIUDAD VICTORIA, (ASI).— No existen en la política, las casualidades. Ayer, mientras el Presidente Andrés Manuel López Obrador, conversaba con su colega Donald Trump, en Washington, agricultores bloquearon el puente internacional Reynosa-Pharr, Texas.

Se ve la mano siniestra y perversa del Truco, que no se manda solo, que no oculta el apoyo y la simpatía que el gobierno panista tiene por el movimiento de los productores de sorgo, en su exigencia de un precio de 3,730 por tonelada.

En las protestas previas de calentamiento, especialmente en la “Y” de la carretera Victoria-San Fernando, los quejosos recibieron hasta la visita del secretario general de gobierno, César Verástegui Ostos, a la altura del puente Las Barreras.

El Truco no fue a regañarlos por estar estrangulando el tránsito vehicular, ni para reprenderlos porque incurrieron en un delito federal. Su presencia obedeció a la instrucción superior de felicitarlos y expresarles apoyo.

El dirigente estatal de los campesinos (CNC) también hizo presencia en el cruce internacional y le brillaban los ojitos cuando los oradores echaron pestes contra López Obrador por su visita a Estados Unidos.

Otro tema palpitante es el de la extradición voluntaria que cumplirá el ex director de PEMEX, Emilio Lozoya Austin, pues vendrá desde España para ponerse en manos de la justicia, que lo reclama por sobornos recibidos de Odebrecht.

En aquel tiempo, Lozoya era operador financiero en la campaña del candidato presidencial Enrique Peña Nieto. Unos cientos de millones de pesos de origen carioca fueron canalizados hacia Tamaulipas y Chihuahua, cuando eran Gobernadores Egidio Torre Cantú y César Duarte Jáquez, respectivamente.

Se supone que el dinero se gastó en campañas políticas del PRI. Curiosamente, ayer fue capturado en Miami, Florida, Estados Unidos, Duarte Jáquez, y cuando lo entreguen a México, tendrá mucho qué cantar al respecto.

Aquí, Egidio Torre Cantú baila en la cuerda floja pues su sucesor Pancho García Cabeza de Vaca lo denunció como el eje articulador de la red de corrupción que cometió un fraude fiscal por dos mil millones de pesos.

También ayer, el presidente nacional del PRI Alejandro Moreno Cárdenas emitió un pronunciamiento-catilinaria, condenando la corrupción pero sin mencionar nombres aunque se estaba refiriendo a Torre y a Duarte.

Dijo Alito: “nunca estaremos con quienes han abusado para lograr provechos personales desde la función pública (…) porque el PRI está de lado de la ley y a favor de la lucha contra la corrupción, tope hasta donde tope”.

Llamó traidores a los priístas que cayeron en actos de corrupción.

La alusión al Caso Tamaulipas se infiere de esta parte de su mensaje: “nuestra demanda es que se trate de una política certera, objetiva, documentada, justa y que no caiga en meros actos de propaganda”.

Hablaba Moreno de que la corrupción enraizada en instituciones públicas es una perversión que no se debe tolerar.

En la víspera, voceros del gobierno de Cabeza de Vaca, anunciaron en rueda de prensa la persecución contra más de 500 personas que, según ellos, formaron parte de un entramado del sexenio de Torre Cantú, que defraudó con facturas falsas.

Ayer fue también un día inhábil para el sistema de seguridad y justicia de Cabeza en cuanto a la red de corrupción de Egidio, pues tampoco se anunciaron aprehensiones, incautación de bienes, ceros.

César Duarte fue una figura de nivel nacional pues inclusive quiso y pudo ser presidente del PRI, pero era un ídolo con pies de barro. Fue expulsado del partido tricolor en 2019.

Egidio anda en las mismas y no tardan en hacerlo perro del mal, aunque a su sobrino favorito Carlos Morris Torre eso lo tiene sin cuidado, pues hasta se apuntó con singular alegría, como candidato a presidente municipal.

También está oscurecido el panorama del ex vocero estatal Guillermo Martínez García, pues podría alcanzarlo la persecución desatada contra los factureros, ya que su dependencia tuvo fama de pagarlas con inusual frenesí.

El Mañana de Nuevo Laredo publicó como nota principal y en primera plana, revelaciones del SAT (Sistema de Administración Tributaria) de que el gobierno de Tamaulipas es el principal cliente nacional de las factureras.

Documenta que el gobierno estatal hizo un gasto de 1,289 millones de pesos entre 2014 y 2019, porque Torre Cantú era practicante de este delito, ¡pero Cabeza de Vaca también!

Esa dependencia de la Secretaría de Hacienda descubrió que el Gobernador panista ha hecho una ordeña del erario por un monto de 400 millones 146 mil pesos, en sólo dos años (2016-2018), aunque al primer año habría que restarle nueve meses, pues Pancho tomó posesión en octubre.

A propósito de pesos y centavos, tan mal andan las cosas financieras en el Ayuntamiento victorense, que el presidente municipal Xicoténcatl González Uresti presentará ante el Cabildo el proyecto de crear un paquete de impuestos o derechos.

También declaró a la prensa que pedirá dinero prestado al gobierno estatal, para poder pagar la nómina de burócratas, pues tiene seca la tesorería municipal.

El edil victorense hizo un recorte en los montos de las compensaciones, para aligerar la carga económica quincenal, pero no fue suficiente. No es que sea mal administrador, sino que el presupuesto de la ciudad capital es raquítico por tradición.

Pero además, Pancho Cabeza de Vaca recortó las participaciones mensuales a los Ayuntamientos y le echa la culpa a López Obrador, en el sentido de que le manda menos dinero federal.

Su problema es que perdió la credibilidad hace muchos años y lo que se intuye es que ese dinero, faltante, tiene otro destino.

Otro problema que se le salió de control al mandatario panista, es el de la epidemia pues los hospitales están llenos de pacientes y rechazan recibir a  otros pero él no se preocupa por habilitar camas en escuelas, cuarteles, donde sea.

La gente se está muriendo haciendo antesalas en los hospitales, esperando que les encuentren un espacio médico. Reynosa la de Maki, es la ciudad más complicada de Tamaulipas, atenazada por la delincuencia, por la emergencia sanitaria, por el mal gobierno.

El regidor panista de la anterior gestión y líder sindical Alberto Muñoz, murió en el Hospital Materno Infantil, y su hermana Luisa subió a redes sociales un enérgico reclamo, denunciando que nunca le prestaron la atención suficiente, que pudo salvarle la vida.

El tuit está acompañado por una fotografía que muestra al joven panista cuando la vida le sonreía, acompañado por Pancho e Ismael Cabeza de Vaca, él en medio, con su brazo derecho extendido en el hombro del senador. Eran muy amigos. O eso parece.

En Matamoros, Lemuel Alllaen Leija Treviño recibió nombramiento como representante de la Fundación Colosio. Edgar Melhem Salinas lo felicitó, lo mismo que el dirigente local tricolor, Héctor Silva Santos.

En esa misma ciudad, el Cabildo que preside el maestro Mario Alberto López Hernández aprobó cinco medidas de protección a la salud de los trabajadores del gobierno municipal.

Esta acción fue necesaria debido a que se han presentado 21 casos positivos de coronavirus entre los burócratas, con el deceso de tres de ellos.

Correo electrónico: albertoguerra65@hotmail.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here