Punto Final 

Por Raúl Aguilar Romero

Septiembre 14, 2021

¿Habrá dados cargados en la UAT? 

Cd. Victoria, Tam.- Con todo y los antecedentes que tiene en su historial, el aún Secretario de Finanzas de la Universidad Autónoma de Tamaulipas, Guillermo Mendoza Cavazos, está siendo considerado como la mejor carta para suceder en la rectoría a Andrés Suárez Fernández.

En la última semana, desde la aprobación de la convocatoria para elegir al sucesor de José Andrés Suárez Fernández, barajándose varios nombres que hasta ayer prácticamente quedaron descartados luego de que en diferentes medios tanto locales como nacionales comenzará a circular la información a favor de Guillermo Mendoza señalándolo como sinónimo de unidad.

Mendoza Cavazos, de profesión contador, se le identifica como estudiante de excelencia, profesor e investigador, además por su labor ejecutiva y de gestoría en la Universidad Autónoma de Tamaulipas.

Entre lo positivo que difunden los medios de comunicación a nivel nacional, se le señala para que sea el candidato de unidad al considerar que reúne el perfil académico y ejecutivo, con juventud y experiencia para que conduzca los destinos de la máxima casa de estudios.

Pero como en todo, no podía faltar los negritos en el arroz, a Guillermo Mendoza Cavazos ha sido señalado como el aval de los negocios del todavía gobernador de Tamaulipas, Francisco Javier Cabeza de Vaca.

Por ello se le considera como el mejor para mantener en la Universidad Autónoma de Tamaulipas al grupo de panistas que se encuentran dentro de la nómina universitaria.

Así, sea o no el candidato idóneo por sus antecedentes, todo indica que se convertirá en el candidato único por el apoyo de los universitarios, pero más bien pareciera se trata de una imposición desde la cúpula de la misma UAT.

Esto quiere decir que el contador sería el candidato externo, patrocinado por el grupo de Francisco Javier García Cabeza de Vaca, aún gobernador de Tamaulipas.

Del resto de los nombres que sonaron desde la aprobación de la convocatoria por la Asamblea Universitaria, podrían quedar finalmente descartados el Secretario General Eduardo Arvizu Sánchez, el director de la Facultad de Derechos y Ciencias Sociales, Armando Villanueva Mendoza, el director de la UAM Ciencias de la Educación y Humanidades Rogelio Castillo Walle, el director de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia Edgar López Acevedo y la ex diputada federal y filosofa Luisa Alvarez Cervantes.

Sin embargo, no todo se encuentra definido, hasta el momento, la doctora Luisa Alvarez, quien desde hace varios días a través de las redes sociales difundió un mensaje cuestionando a la comunidad estudiantil para ser la candidata a suceder en la rectoría a Suárez Fernández.

Y pese a tener en contra el poderío que desde gobierno estatal se perfila a favor del “candidato de unidad”, Luisa Alvarez ayer volvió a la carga para dejar en claro que mantiene firme su aspiración de ser la primera rectora de la Universidad Autónoma de Tamaulipas.

En entrevista con la reportera Chantal Martínez, la aspirante a la rectoría uzo un llamado a los universitarios a vivir unas elecciones libres y democráticas, retomar el espiritú universitario, la libertad de cátedra y la dignidad de la UAT.

Las últimas cinco palabras pesan y mucho, porque efectivamente, la dignidad de la UAT se encuentra por los suelos en lo que refiere a la autonomía, misma que no ha estado presente desde hace muchos años luego de que quienes realmente tienen el poder en la máxima casa de estudios son precisamente los gobernadores en turno.

Con Enrique Etienne, la mano que meció la cuna fue la de Egidio Torre Cantú, hoy, con Andrés Suárez Cervantes no ha quedado ninguna duda que quien ha controlado la máxima casa de estudios ha sido Francisco Javier García Cabeza de Vaca.

La doctora adelantó que ya solicitó el registro como aspirante y se encuentra en espera de recibir el aval, pues quien determina la idoneidad es la asamblea universitaria.

En ese sentido manifestó su sorpresa al no comprender porque no se lo han otorgado, e hizo un llamado a los consejos técnicos para que no echen por la borda su aspiración y sea considerada al menos por uno de ellos para lograr el registro y poder participar.

Todo indica que Luisa Álvarez navegará contra corriente ante quienes forman parte de la Asamblea Universitaria, luego de que ya se ha filtrado fuertemente el nombre del aún tesorero de la UAT, Guillermo Mendoza Cavazos.

El Cierre 

Ha pasado ya casi un año desde que el ex alcalde de Victoria, Xicoténcatl González Uresti, salió por la puerta de atrás de la presidencia municipal, y hasta la fecha el mejor conocido como el alcalde bailarín continua riéndose, burlándose de los victorenses luego del saqueo que hizo de las arcas municipales al amparo del gobierno estatal y del congreso del estado y de la Auditoria Superior de Tamaulipas.

Esperábamos estar equivocados con respecto a la impunidad, pero finalmente el tiempo nos dio la razón, pues quienes creyeron y confiaron en que habría justicia para Victoria esperando que el doctor que saqueo al municipio ocuparía una celda en el Centro de Ejecución de Sanciones.

Por el contrario, a Xicotecncatl González Uresti le faltó muy poco para que el Congreso del Estado de Tamaulipas lanzara una iniciativa para que fuera beatificado, porque según la Auditoria Superior del Estado resultó ser un santo que no tomó ni un centavo de los 2 mil millones de pesos de los que no se supo su destino en los dos años que estuvo en la silla de la alcaldía.

Tan puro y casto resultó desde su salida del ayuntamiento que de inmediato su padrino le dio la Subsecretaría de Calidad y Atención Hospitalaria en la Secretaría de Salud, donde hasta la fecha sigue haciendo como que trabaja, de la misma manera que lo hizo cuando fue Comisionado Estatal de Arbitraje Médico.

Por hoy aquí la dejamos, el espacio se nos agotó así que le ponemos el Punto Final…  nos leemos hasta la próxima, les dejó mi correo electrónico para sugerencias, felicitaciones y reclamos, raul-131@hotmail.com y si le gustan estos comentarios nos agradaría mucho que lo comparta.