EL FRANCOTIRADOR
Por Óscar Jiménez

Todos los estados que vivirán dentro de pocos meses una aduana electoral están viviendo momentos de reacomodo dentro de su sistema de partidos políticos.

O como algunos le llaman juegos de poder o juegos de vencidas políticas, vaya pues, se trata de ver quién se hace más fuerte.

Eso no debe asombrar a nadie ni sorprender, y es que, es normal entre los jugadores del sistema de partidos.

De forma natural buscan alianzas, apoyos, respaldos, “contrataciones”, “recontrataciones”, todo para ganar el juego de poder que se escenifica a través de las elecciones, en este caso del 2021.

Podemos visualizar 2 pistas de los juegos de poder en nuestro estado. La primera tiene que ver con el municipio de Altamira, Tamaulipas.

Ahí se podría estar cocinando lo que se veía imposible hace algunos meses. El regreso a una candidatura del PAN de Ciro Hernández Arteaga, exdiputado local.

Ciro Hernández fue priísta en los inicios de su vida política, después en el 2016 se desligó del PRI y se fue al PAN a contender por una diputación local y ganó y en el evento del triunfo dijo, envalentonado por el momento que buscaría que se castigara a los corruptos de la administración local tricolor que terminaba y encabezaba el priísta Armando López.

No hubo castigo para nadie, además, ahora Armando López hace equipo de trabajo político con Ciro para su regreso al ruedo electoral.

Les comento que lo que parecía increíble pudiera ser, que Ciro Hernández sea el candidato del PAN a la presidencia municipal altamirense de la mano de la secretaría general de gobierno.

Y es que César Verástegui Ostos (El Truco), secretario general de gobierno ya ha entablado platicas al menos en dos ocasiones para que Ciro regrese al panismo y pudiera ser el abanderado del PAN.

Es más, ya se le ha visto al Truco por tierras altamirenses sondeando el terreno, la idea del secretario general de gobierno choca con la unidad que el panismo altamirense ya creó en torno a la figura de Miguel Gómez Orta para que este sea el candidato.

El panismo quiere ganar todo, y para ello hará cualquier movimiento legal para ser un acorazado en las elecciones del año próximo y llevarse el triunfo rotundo. No hay espacio para la derrota.

Ciro está en platicas para ser candidato del PAN a la alcaldía de Altamira para el 2021, pero le pesa mucho su nuevo círculo de amigos, Javier Gil (el primo incómodo de Geño Hernández), Armando López (el corrupto sin castigo), Armando Martínez (morenista) y Griselda Carrillo Reyes y Carlos González Toral (excandidatos priístas perdedores).
Pero estos movimientos no deben asustar a nadie, son normales en los juegos de poder, los protagonistas son animales políticos en el sentido aristotélico de la palabra y por eso se mueven, se asocian, se suman en un lado y se restan en otro, normal.

Son movimientos, políticos que los hacen sentir más cómodos, y psicológicamente fuertes y se ubican en un área de confort, por eso la carta de respaldo del senador Ricardo Monreal al municipio de Madero, se ubica en esos juegos de poder y es hasta el momento la segunda pista del coliseo político de Tamaulipas.

Es cierto, no se deben menospreciar los movimientos, pero sí ver como algo normal, ya que lo lógico en el caso maderense era que acudieran a uno de los suyos a pedir respaldo y así lo hicieron y se lo dieron como se esperaba.

Ambos lados de la problemática se mantienen firmes, y sus movimientos en al ajedrez político son los que se esperan según los tiempos.

Madero se siente reconfortado, fortalecido por el respaldo de los suyos en la Cámara Alta y eso lo hace sentir bien.

Es normal, hace su juego el ayuntamiento de Ciudad madero pidiendo ayuda a los de su partido, y nadie debe sorprenderse.

Quiero pensar que así se siente fortalecido y está bien si así lo hace, ya que está en sus posibilidades, pero al final el asunto en conflicto debe terminar con la mejora del servicio que se otorga a la ciudadanía, sea cual sea la salida al problema.

Los juegos de poder están a la vista de todos, no hay sorpresas, son movimientos naturales de los animales políticos en juego, gruñen, dan zarpazos, pero es eso es lo que se espera de ellos, a nadie debe sorprender. Al final la ciudadanía mandará con su voto.

EL CISEN DEL FRANCO

…EL REPORTE dentro de los juegos de poder, y precisamente en el municipio de Madero, es que alguien puso a calentar motores a Jaime Turrubiates Solís, excalcalde de esa ciudad.

De concretarse este juego de poder sería el regreso de Jaime Turrubiates al PAN y por segunda vez candidato de este partido, a la alcaldía de Ciudad Madero. En su momento fue candidato de la coalición PRI-PVEM y así llegó a la presidencia municipal.

osjinuf@gmail.com