Tiempo de opinar
Por Raúl Hernández Moreno

Didi, la plataforma de transporte privado, llegó este día  a Nuevo Laredo, para disgusto de los taxis tradicionales. Estos van a seguir operando, pero la competencia los va a arrasar. No hay forma de competir. Los de Didi usan vehículos de reciente modelo, estéticamente agradables a la  vista,  traen clima, y lo hacen funcionar,  los choferes solo platican si el cliente lo quiere,  ofrecen amenidades como periódico, revistas, agua embotellada, goma de mascar, dulces y no falta quien ofrezca una pantalla de televisión abierta.

Lo mejor es que con la app, el cliente sabe con exactitud la marca del vehículo que lo va a recoger, color, placas, nombre del chofer y la hora exacta en que lo va a  levantar. Además, ofrecen tarifas que van desde un 40 a un 50 por ciento más  baratas que los taxis tradicionales. Y el pago con  tarjeta evita  usar efectivo.

A los taxistas tradicionales les llegó la competencia vía  tecnología, de la misma manera que les llegó al cine, a los cds, a los periódicos, a los  hoteles y a muchos otros servicios. Corresponderá a cada  taxista tradicional  adaptarse a la modernidad o sucumbir ante la tecnología.

Quienes han  viajado a otras ciudades del país o al extranjero han corroborado lo seguros y confiables que son las app como Didi o Uber, porque a través del gps del teléfono, el usuario  le da seguimiento a la ruta que toma el chofer. No hay riesgo de que el conductor se la pase dando vueltas para cobrar más, como suele suceder con los taxis tradicionales. No es que todos lo hagan,  pero  suele pasar, sobre todo en ciudades  grandes como Monterrey o la Ciudad de México, lo que termina metiendo miedo al pasajero.

En las madrugadas,  usar carros a través de la app, es lo más seguro que puede haber, aunque eso sí, el servicio escasea, pero peor está con los taxi tradicionales.

En fin, la modernidad llegó al transporte, y ahora sí es  verdad.

En otro tema, el alcalde Enrique Rivas le sigue apostando a la educación y autorizó apoyos a la Secundaria Técnica 32 y al jardín de niños Rosario Castellanos, como del programa ‘Mi Escuela Digna, Moderna y Saludable’.

A la ETI 32 se le apoyo  con el suministro e instalación de un transformador con inversión de 385 mil 746 pesos, pues con las recientes lluvias se cayó una barda que dañó el transformador, ahora ya cuentan con energía eléctrica, indicó Rivas Cuéllar.

Y al  Jardín de Niños ‘Rosario Castellanos’, el alcalde entregó de manera virtual una orden de compra para equipamiento con valor de 263 mil 825 pesos a la directora María Guadalupe Badillo.

Con la orden de compra, el preescolar podrá adquirir 20 cubetas de pintura, 7 escritorios metálicos, 7 sillas para personal docente, una impresora multifuncional, una bocina, 2 micrófonos, 4 equipos de cómputo, 100 sillas plegadizas, 10 mesas rectangulares y 7 botiquines equipados.

Enrique Rivas mencionó que con esta entrega suman 195 planteles beneficiados en esta segunda vuelta del programa insignia ‘Mi Escuela Digna, Moderna y Saludable’