Hipódromo Político
Por Carlos G. Cortés García

Nada nuevo fue lo que ocurrió este fin de semana. Magdalena Peraza, la ex alcaldesa de Tampico, fue recibida en el Movimiento de Regeneración Nacional, MORENA, lo que la convierte en la tamaulipeca más chapulín de la historia de Tamaulipas: la Peraza, cambia de partidos como cambia de calzones.

Ya estuvo en el PRI, en el PAN, en el Partido Verde y ahora en MORENA, y en todos los casos su salida ha sido por la misma causa: se molesta porque no le cumplen sus caprichos. Cosa sólo de recorrer su triste historia política en donde siempre batean a la viejecita de los partidos políticos por sus muinas y sus poses.

El común denominador de la vetusta política es la traición. Y lo que ha hecho en el pasado a otros partidos políticos se los hará en el futuro a MORENA. Eso merece una apuesta de doble contra sencillo, porque esa es su lógica de obra y de pensamiento. Y como quien traiciona una vez traiciona siempre, pues ahí tiene Usted querido lector que no tarda la anciana en salir disparada como corcho de sidra del partido color marrón.

Además, poco a poco se le ha ido desquebrajando su estructura, porque la gente que la seguía ya se dio cuenta de que la doña no está bien de la cabeza, tiene problemas emocionales, y se han ido por otras opciones políticas, como los ex seguidores de Magda que se decidieron por Jesús Nader Nasrallah quien está dando buenos resultados desde el gobierno de Tampico y es el mismo Chucho quien realmente está operando las estructuras que alguna vez dijo tener. Chucho Nader encontró la fórmula y las está liderando, con lo cual queda claro que no es lo mismo mover con dinero las estructuras políticas que lograr la empatía de los grupos con trabajo y buenos resultados.

Pero lo más increíble del caso, es que la vetusta profesora tiene el don del convencimiento, porque todos al principio le creen, pero al final se dan cuenta de que la viejecita es puro cuento y no le cumple nada a nadie. Y es entonces cuando se rompe las medias con todos.

Y el problema central de estas acciones de MORENA es que han abierto las puertas de par en par, dejando en la orfandad a quienes desde el principio de los tiempos se la jugaron con ellos. ¿Hay molestia en MORENA? Claro y por supuesto y más, cuando los verdaderos militantes se dan cuenta que están recogiendo la basura y la morralla de otros partidos políticos. Ahí está Magda Peraza quien es despreciada por sus rupestres y majaderas formas de hacer política; ahí también Humberto Prieto y otros personajes más.

Además, a la Peraza no le importa escupir para todos lados y lo mismo rompe acuerdos que exhibe a interlocutores, traiciona compromisos y pisa a quienes en algún momento fueron sus aliados, la ayudaron o la sirvieron.

Y yo insisto, ¿esta doña de más de 73 años de edad, toda una viejecita, que puede ofrecer políticamente con esa negra historia? ¿O será que se acercó a MORENA sólo para lograr su “65 y más”? Peraza Guerra en la política, haiga sido como haiga sido, ya hizo lo que tenía que hacer y lo hizo mal. Es un personaje, reitero, que no se ha distinguido por sus acciones y hoy Tampico agradece que se haya ido del Palacio Municipal, porque la Peraza lo único que tiene y que estará aportando a MORENA es su público desprestigio.

Es más, ahora la viejecita, fuera ya del gobierno, dice interesarse por la lucha contra la corrupción, lo que nunca combatió durante su gobierno, nunca señaló y menos sancionó los excesos de sus allegados, como el tesorero Édgar Ánimas del Ángel y su Director de Servicios Públicos Juan José Berrios, quienes se encuentran bajo investigación por los delitos que pudieron haber cometido durante sus encargos. Por si algunos no se acuerdan, Magdalena, Edgar y Juan José dejaron a Tampico olvidado, saqueado y en banca rota. ¿Y todavía sueña con regresar al poder?

Hasta el último día, Magdalena Peraza estará mostrando su frustración, su coraje, sus sentimientos encontrados, su espíritu confrontacionista y su insano deseo por sobresalir a costa de los demás, queriéndose ganar los espacios por el escándalo y la perversidad, de lo que Tampico, a tiempo afortunadamente, ya se dio cuenta.

Y yo insisto, en que a esta vetusta política, las autoridades le deben investigar sus cuentas públicas y darle un escarmiento ejemplar, ante sus actitudes vengativas y traicioneras contra un pueblo que le dio su confianza para gobernar y los trató con la punta del zapato. Y no sólo eso, sino que la Peraza no se acostumbra a vivir fuera del poder.

PD. 1. Mientras nos entretienen con el “Me canso Ganso” al más puro estilo taibanes están subiendo el precio de los combustibles y los comestibles. ¿Hasta cuándo? Este domingo la magna se vendió en Ciudad Victoria en $20.25 y la Premium en $20.30.

Gracias por recibirnos. Sus comentarios son bien recibidos en nuestro correo electrónico hipodromo.politico@gmail.com. Y también estamos en twitter @CarlosCortesMX.