AL VUELO
Por Pegaso

Andaba yo volando allá, sobre las blancas nubes primaverales, recordando aquella vieja pero interesante polémica que durante muchos, muchos años ha traído de cabeza a todos los mexicanos: ¿Cuál es mejor, la salsa roja o la verde?

No hay persona que llegue a una taquería y no pida su salsita para acompañar la deliciosa vianda.
Ya sea que pidamos unos taquitos de barbacoa, de trompo, de tripitas, de bistec, de harina o de maíz, sincronizada, gringa, empalmada, burrito o flauta, tiene que estar acompañado por su salsita bien picosa, si no, no tiene chiste.

Doy a continuación la receta para una buena salsa molcajeteada.

INGREDIENTES
-Un diente de ajo.
-Dos tomates guaje.
-Un chile serrano.
-Sal al gusto.
-Cilantro (opcional).

Se tateman los vegetales al comal, hasta que se empiecen a chamuscar la superficie. Se sacan y se colocan en un molcajete. Se muelen un poco, se agrega sal al gusto y ya tenemos una deliciosa salsa roja molcajeteada.

La receta para la salsa verde es parecida, pero en lugar de tomate rojo, se utiliza el tomatillo, que es de color verde.

Para una preparación más elaborada, hay quienes cuecen todo y después lo licúan, hasta tener una consistencia casi líquida.

Pero en cuestión de salsas, hay de gustos a gustos.

De ahí la ancestral polémica de cuál es la mejor, si la roja o la verde.

La verdad es que a mí me gustan las dos. Tal vez prefiero más la verde, aunque en los establecimientos donde venden tamales te dan una que parece chorrillo de bebé.

También varían mucho los sabores y presentaciones. Por ejemplo, el famosísimo pico de gallo es una mezcla de tomate, rebanado en cubos pequeños, rodajas de chile serrano o jalapeño, cebolla también en cubos y cilantro picado. Especial para acompañar las carnes asadas por la tarde/noche, en el cumpleaños de algún camarada, con una chela bien helodia en la mano.

Tal vez la polémica sobre cuál es la mejor salsa, la verde o la roja, prevalecerá aún por mucho tiempo, pero eso ya es materia de investigación por parte de los expertos en el arte culinario.

Por lo pronto, nos quedamos con el refrán estilo Pegaso que dice: “Y vos, ¿os creéis demasiada preparación picante a base de vegetales?” (Y tú, ¿te crees muy salsa?)